Este proyecto ficticio es el resultado de crear una identidad para una empresa del sector químico respetuosa con el medio ambiente. El ejercicio consistía en partir desde cero, creando marca (nombre), paleta corporativa así como los elementos de identidad.
Se usó la figura geométrica del icosaedro, para adaptar en ella la figura de un árbol. Esta figura es también en la que basa el nombre creado para la empresa. La paleta cromática se basa entonces en colores relacionados con el ecosistema del bosque y la naturaleza, intentado acercar la química y el medio ambiente, que popularmente se les tiene como opuestos o lejanos. 
Back to Top