La AECS (Associació d'Estudiants de Ciències de la Salut) requería en el año 2015 un proyecto publicitario para  dar a conocer un festival de calibre benéfico, el cual tenía intención de recaudar fondos para fundaciones por la lucha contra el SIDA.
El proyecto se lanzo con una gama cromática totalmente neutra con la excepción del uso del color rojo, característico y simbólico de la lucha contra el estigma del SIDA. Para reforzar aún más este simbolismo se usó la forma de lazo (como el que se reparte cada 1 de Diciembre) formada por los auriculares, fusionando así dos elementos: música y solidaridad con el tema.
El festival en su cuarta edición se realizó en la Sala Razzmatazz de Barcelona donde asistió un publico en su gran mayoría juvenil, no superando la media de edad de 35 años. Siendo por tanto el ambiente juvenil, adulto (los menores de 18 tenían prohibida la entrada) e informal, hubo la permisividad para hacer referencia a elementos sexuales como es la cama y los envases de preservativos, al fin y al cabo el SIDA es una enfermedad mayoritariamente de transmisión sexual. 


Back to Top